Sobre la Felicidad…

Sobre la Felicidad diré que, sencillamente es lo que muchos buscan, sobre todo porque desde nuestra más tierna infancia fue la meta de realización que nos inculcaron, tanto progenitores como la propia sociedad de consumo en sí.

 

" Estudia, saca una carrera, gana dinero y … Se Feliz ".
" Monta un negocio, gana dinero y… Se Feliz ".
" Busca una novia o un novio, cásate, forma una familia, ten hijos y… Se Feliz ".
Cuando en la Edad adulta, después de penosos y reiterados esfuerzos de voluntad y sacrificio, llegamos a donde nos dijeron que hacía falta llegar, para experimentar ese Orgásmico estado de realización, esa suprema etapa evolutiva donde la propia Vida nos iba a sonreír de forma inequívoca, como fruto de nuestros esfuerzos.
Lamentablemente vemos con inusitada sorpresa que muchos de los que estudiaron y ganaron dinero, sufren de desdicha. Algunos que jugaron hacer fortuna, fracasaron. Y otros tantos que formaron un entrañable y acogedor hogar, se ven sacudidos por el divorcio, por los malos tratos, o por un odio visceral que nada tiene que ver con los platónicos años de noviazgo.
– "Suprema y anhelada Felicidad"-, dónde se encuentra eso que últimamente se vende de forma gratuita en revistas y consultorios. Una felicidad que se asocia a un consumismo que nunca nos satisface, y que compulsivamente nos impele a buscar nuevas formas de encontrar sentido a nuestra propia existencia?
Por experiencia propia, Yo también busqué ese divino estado de bienestar del que tanto oía hablar.
Busque la Felicidad, la Paz, la Bondad, la Sencillez, la Realización… Medite, hice Yoga, me Relaje, leí libros llenos de Conocimiento y Sabiduría. Realice Seminarios de fraternidad y comunión Espiritual..
Y al final encontré….., lo único que podía encontrar – " A Mi Mismo "- , a ese mismo que un día partió en busca de la Felicidad, y que solo encontró que, cualquier búsqueda se empieza mirando hacia dentro de uno, " no mirando hacia el exterior".
Aprendí que vivir el momento era algo que me ayudaba, mucho más que las grandes lecturas.
Aprendí que aceptar las consecuencias de mis decisiones, era algo real y maravilloso; por la sencilla razón de que empezaba a ser coherente conmigo mismo.
Aprendí a no esperar muchas cosas de los demás, porque todos somos humanos y la rutina muchas veces hace que traicionemos nuestros compromisos.
Aprendí a escuchar a las personas, ser consciente de la Vida que hay en ellos. De sus ilusiones, desdichas y esperanzas.
Aprendí que tengo mucho que aprender. Y sinceramente, no se si todo eso es Felicidad, Realización, Dicha, Paz…. , me da lo mismo. Las palabras son lo de menos.
Lo importante y fundamental, es que ya no busco nada. Solo puedo encontrar aquello que la propia Vida y el propio Presente, me puedan ofrecer. Sin exigir y sin prisas, todo a su debido tiempo.

Quienes lean esto podrán pensar que quizás, esta sea una forma de Ser Feliz…
Pero sinceramente me dan igual las palabras.
Hace tiempo leí, que en el mismo instante que un Ser humano se dice a si mismo…
-"Soy Sencillo, Soy Bondadoso, Soy Feliz…., en ese preciso instante deja de serlo.
" Deje de buscar las palabras, y encontré los hechos…"

 

Roque Borrás

 

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *